miércoles, 29 de julio de 2009

Travesía Integral de Ordesa.

Travesía integral de Ordesa

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Pirineo Aragonés, España. 25 y 26 de julio de 2009

He vuelto. Hace menos de un año había descubierto el Valle de Ordesa, con sus bosques y cascadas, y andado por paisajes lunares en busca del Monte Perdido. No me ha faltado motivación para volver a disfrutar de las vistas y rutas que ofrece tan bello paraje. A mi hermano tampoco.

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido se encuentra en el Pirineo Central oscense, lindando con el Parc National des Pyreneés francés. El Valle de Ordesa fue declarado Parque Nacional en 1918, el cual fue ampliado en 1982 para comprender el Cañón de Añísclo, las Gargantas de Escuaín y el Valle de Pineta. En 1997 fue incluido por la Unesco dentro de la Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala.

La orografía del Parque está dominada por el macizo de las Tres Sorores, la mayor mole calcárea del Mundo. Su mayor elevación es el Monte Perdido (3.355m), del que en forma más o menos radial descienden una serie de impresionantes crestas montañosas y valles glaciares.

Esta vez Eloy y yo vamos a llevar a cabo una travesía circular por el Parque Nacional con salida y llegada en Torla, buscando varias cumbres de más de 3.000m y haciendo un vivac bajo la Brecha de Rolando. ¿Venís con nosotros?



RUTA

La localidad oscense de Torla (1.032m) es nuestro punto de partida. Hemos dejado el coche en un amplio aparcamiento que se encuentra en la entrada del pueblo. Tenemos que buscar un camino que desciende hacia el río Ara, al NE, donde tomamos el GR.15.2 en dirección al Puente de los Navarros. Una vez en este punto, cruce de caminos, tomamos el GR.11 hacia la Pradera de Ordesa. Una vez en la Pradera de Ordesa (1.320m) volvemos hacia atrás por la carretera unos 500 metros, para empalmar con un camino que sale hacia el N, ascendiendo hacia el Circo de Carriata. Seguimos la senda y, en la bifurcación "Clavijas/Fajeta" tomamos el camino de la Fajeta.

Superado el circo, seguimos dirección N por trazas de senda marcadas con hitos. Salvamos fuertes repechos en pedrera para alcanzar el Collado Blanco (2.836m). Desde allí seguimos hacia el NE para alcanzar una cresta que remontamos hacia el NO. Llegamos al Collado Royo desde donde en fuerte descenso al O alcanzamos el Collado de Gabietos. Accedemos la cima del Gabieto Oriental (3.033m) y siguiendo por debajo la cresta, el Occidental (3.036m). Volvemos por el mismo camino al Collado Royo, allí tomamos una senda que asciende al NE, al Taillón (3.144m).

Descendemos por la normal del Taillón hacia la Falsa Brecha, la pasamos y buscamos un vivac en la pared. Continuamos siguiendo la pared, pasando la Brecha de Rolando (2.807m) hacia el Paso de los Sarrios. Continuamos por senda marcada con hitos hasta un desvío al N, donde remontamos por pedrera y cresta para alcanzar el Casco de Marboré (3.006m). Volvemos al desvío y continuamos por trazas de senda marcadas con hitos. Cuidado con la orientación. Nos desviamos poco más adelante y ascendemos por fácil y ancha cresta hasta la Torre de Marboré (3.009m). Volvemos al camino. Hacia el SE alcanzamos un paso ancho que rodea el Piton SO del Cilindro, tras esto llegamos al Lago Helado (2.980m). Aquí seguimos en fuerte pendiente por la pala del Monte Perdido, llamada "Escupidera" hasta el hombro del mismo y después cima de
Monte Perdido (3.355m). Descendemos hasta el Lago Helado y, por trazas de senda y senda, hasta el Refugio de Góriz (2.160m). Tomamos el camino que desciende hacia el Circo de Soaso, al que bajamos por el camino que hace zig-zags por la parte S del circo. Desde el fondo del Valle de Ordesa (1.750m) queda descender por ancho camino de grava y tierra hasta la Pradera de Ordesa (1.300m) y, por el mismo camino que a la ida, hasta Torla (1.032m). Gráfico de la ruta.


DESNIVEL POSITIVO

3.150m


TIEMPO

Despejado. Temperaratura entre 30ºC y 22ºC de día. Unos 5ºC en el vivac de la Brecha de Rolando (2.807m).


CROQUIS

Día 1: Torla - Gabietos - Taillón - Brecha de Rolando (vivac).

Día 2: Brecha de Rolando (vivac) - Casco - Torre - Monte Perdido - Pradera de Ordesa - Torla.


DURACIÓN

Día 1: Torla - Pradera de Ordesa (1h25) - Fajeta (3h15) - Alto del Circo (4h) - Llano de Salarons (5h20) - Collado Blanco (6h20) - Collado Royo (7h) - Gabieto Oriental (7h30) - Gabieto Occidental (7h45) - Taillón (9h) - Brecha de Rolando (9h45). [+ 1h20 para ir y volver al Refugio de Sarradets]. Total distancia día 1: 17'5 km.

Día 2: Brecha de Rolando - Paso de los Sarrios (30min) - Casco de Marboré (1h25) - Torre de Marboré (2h30) - Lago Helado (4h30) - Monte Perdido (5h15) - Refugio de Góriz (7h) - Circo de Soaso (8h15) - Pradera de Ordesa (10h30) - Torla (12h). Total distancia día 2: 28'5 km. Total travesía: 46 km.


DIFICULTAD

Buena parte de la ruta se realiza por senda bien marcada, sobre todo en bajas cotas. Fuerte desnivel, sobre todo en la primera jornada. El segundo día buena parte del recorrido transcurre a más de 2.800m por lo que la exigencia física es alta. Partes concretas como la cresta de los Gabietos, el Paso de los Sarrios o la Fajeta son aéreos y espectaculares.

Dificultades en la orientación en muchos puntos del recorrido, donde solo unos hitos dispersos nos indican el camino a seguir. A veces ni eso siquiera.

- Gabietos: Apoyar las manos para progresar.

- Casco de Marboré: Trepada fácil de Iº en algún punto.

- Monte Perdido: Escupidera, en verano no presenta
dificultades.

Ruta larga y dura para hacer en dos días, se requiere un estado de forma muy bueno y buena orientación.


DESCRIPCIÓN

El sábado 25 de julio, a las 6h salimos de Pamplona en dirección a Torla, a donde llegamos a las 8h20. Dejamos el coche en el amplio aparcamiento que hay en la entrada del pueblo y emprendemos, con muchas ganas, la marcha hacia el Valle de Ordesa. Salimos de Torla (1.032m) por un camino que desciende hacia el río Ara, el cual cruzamos por un puente que nos deja en su orilla izquierda (en el sentido de la corriente). Allí un cartel nos indica que entramos en el GR.15.2, para dirigirnos al Puente de los Navarros. En este punto se encuentran los caminos de Torla y Bujaruelo que van hacia la Pradera de Ordesa, aquí confluyen los ríos Ara, proveniente de Bujaruelo, y Arazas, que riega el Valle de Ordesa. Giramos al E, y ascendemos hacia éste último por una bella senda que atraviesa un bosque de hayas. Conforme tomamos altura vemos las cascadas que el río Arazas hace en su camino hacia el Ara. Una sensación refrescante para una mañana que se iba a poner calurosa en poco tiempo. Llegamos a la Pradera de Ordesa (1.320m) en una hora y media, allí vemos el complejo turístico instalado: Parada de bus, aparcamiento (no disponible en verano), cantina, tienda de souvenirs y servicios. Volvemos hacia el O por la carretera que va hacia Torla durante unos minutos para enseguida tomar una senda señalada con un panel vertical que sale hacia el N, hacia el Circo de Carriata. La senda salva un importante desnivel, remontando el Barranco de Carriata, y supone el primer punto de exigencia del día, más aún si se va muy cargado, como era nuestro caso.

Salimos del abetal y llegamos a un desvío (1.800m) que nos indica el camino hacia lo alto del circo o hacia el vecino Circo de Cotatuero. Seguimos hacia arriba. Ahora estamos caminando por una senda que asciende en zig-zag y está rodeada de vegetación baja y flores, muchas clases de flores. El colorido es espectacular, nos paramos a tomar fotos, no solo de la flora sino también de las paredes del circo, que poco a poco nos van acogiendo en su interior.

Estamos a buena altura y las vistas son increíbles, van ganando belleza a la misma velocidad que el mercurio sube. Pronto nos vamos a enfrentar a la primera dificultad del día, el paso de la Fajeta. Existe un desvío para tomar el camino de las clavijas (clavos que ayudan a superar una chimenea bastante vertical, desaconsejable si se va con mucho peso a la espalda) y el de la Fajeta (paso estrecho que se asoma al vacío). Como no queríamos subir las clavijas optamos por el segundo. Y acertamos. Es un paso estrecho, de entre 1 y 2 metros, en el que la sensación de patio hacia el Barranco de Carriata es enorme. Tiene unos 100 metros de longitud, que no permiten tropiezos ni mareos si no queremos tener un disgusto, pero son muy bellos e impresionantes. Vale la pena... si no se tiene vértigo.

Una vez pasado este tramo, el camino continua en forma de fáciles trepadas marcadas con hitos, en las que hay que estar concentrados puesto que la verticalidad sigue siendo considerable. En pocos minutos alcanzamos la zona alta del circo, donde encontramos el desvío hacia la Faja de las Flores, paso estrecho que conecta los Circos de Carriata y Cotatuero por uno de los más bellos y espectaculares itinerarios que se pueden hacer en el Parque Nacional.
En este punto descansamos y estudiamos la mejor vía para continuar hacia los Gabietos, objetivos primarios de la jornada. Remontamos, por trazas de senda, la depresión de Aguas Tuertas, evitando la zona baja por el E. Por fuerte pendiente de pedrera llegamos a los Llanos de Salarons (2.426m), desolador desierto de piedra que el agua cubría en otro tiempo. En este punto el sol nos brasea de forma inclemente y rellenamos nuestros botellines por última vez en
un buen rato, puesto que a partir de este momento el agua va a escasear hasta que descendamos al Refugio de Sarradets.

Ascendemos, bajo las paredes del Pico Blanco, por cascajera con piedra muy suelta hasta el Collado Blanco (2.836m). La subida ha sido dura, cada dos pasos adelante retrocedíamos uno por la inestabilidad del terreno. Pero la vista desde el collado vale el esfuerzo: Dedo y Falsa Brecha se divisan a lo lejos. El Taillón también aparece en nuestra visión, pero ahora debemos remontar una cresta de piedra anaranjada hacia el NO, buscando el Collado del Pico Royo, desde donde, previo descenso al Collado de Gabietos, accedemos al Gabieto Oriental (3.033m). Primera cima del día después de muchas horas andando, gran recompensa por el derroche físico realizado hasta ese momento. Las vistas con preciosas, en primer plano observamos la cara NO del Taillón, con sus corredores, bellas vías para hacerlas en invierno, cuando se encuentran heladas. Al NO, una perspectiva magnífica del Macizo del Vignemale y al SO, el pico gemelo al que nos dirigimos ahora. En unos 15 minutos alcanzamos el Gabieto Occidental (3.036m). Interesante arista la que se extiende al SO, parece difícil.

Volvemos al Collado del Pico Royo, donde habíamos dejado las mochilas, y ascendemos por hacia el NO por la suave pendiente del Taillón, que se torna grisácea en su parte final. De ahí el nombre que recibe en el lado español: Taillón o Punta Negra. Hacemos cima (3.144m) bastante tarde, allí hay otros tres montañeros y unas maravillosas vistas en todas direcciones. Los Gabietos aparecen ahora, desde una posición más elevada, como afilados hermanos, y el Vignemale se muestra como una mole imponente. Nuestra prioridad es descender hacia El Dedo, la Punta Bazillac y la pared de la Brecha de Rolando para encontrar vacío uno de los numerosos vivacs hechos aprovechando las cavidades de la roca. Por suerte, enseguida encontramos uno, donde dejamos las mochilas. Tenemos que bajar al Refugio de Sarradets a buscar algo de comer, pero sobre todo de beber. Solo cogemos el piolet, los crampones, el botellín y nuestro dinero. En 25 minutos estamos abajo, la necesidad apremia. Tomamos una cerveza, compramos agua y unas barritas de cereales. Ahora que hemos cargado volvemos a nuestro vivac en unos 40 minutos, lo instalamos y nos preparamos para dormir a 2.800m.

Pasamos una buena noche, protegidos del viento por la semicueva y la muralla de 70 cm que conforman el refugio. Tampoco hace mucho frío, unos 5ºC, lo cual nos permite descansar confortablemente en nuestros sacos de 10ºC con funda de vivac y camisetas de manga larga y pantalones. La noche despejada y la baja contaminación lumínica del lugar nos permiten disfrutar de un mar de estrellas que se distinguen perfectamente, incluso pudiendo identificar el aura blanquecina de la Vía Láctea. Es un privilegio tener esta vista, muy recomendable vivaquear aquí.

Amanecemos a las 6 de la mañana y en poco más de 40 minutos nos ponemos en marcha hacia el Paso de los Sarrios, no sin antes inmortalizar el efecto de los primeros rayos del sol en el espolón de la Brecha de Rolando. La pared se tiñe de un naranja intenso separando la zona de umbría al S de la ya iluminada al N.

Vamos bordeando la pared, viendo como otros grupos de montañeros se preparan, hasta llegar a un paso equipado con cadenas: El Paso de los Sarrios. Se trata de una ladera de placas rotas e inclinadas hacia el abismo que, si bien no presenta muchos problemas de estabilidad estando libre de nieve, conviene asegurar para evitar sustos y aportar seguridad a la travesía.

Una vez superado el paso contorneamos la mole del Casco de Marboré hasta encontrar un llano al N, donde giramos al NO para, a continuación, ascender por pedrera incómoda hasta una breve cresta con resaltes de Iº que nos conduce a la cima del Casco de Marboré (3.006m). Esta vez nuestra primera cima nos ha costado muy poco tiempo, contrastando con la experiencia del día anterior. Desde aquí se observan el Refugio de Sarradets, el Circo de Gavarnie y su magnífica Gran Cascada, de más de 400 metros de caída libre. Es la cascada más alta de Europa. Una maravilla de la Naturaleza que se presenta ante nuestros ojos.

La jornada va a ser larga y nos ponemos rápidamente en marcha hacia la Torre de Marboré, pasando por algunos neveros residuales, rodeamos por caminos estrechos la pared S del la misma hasta llegar a su ancha y fácil arista. Remontando ésta, alcanzamos la cima en pocos minutos. Una vez más, increíble panorámica del Circo de Gavarnie, el Pimené, los Picos de la Cascada, las tres Sorores y el Marboré, colosal, entre otros.

Tras poco tiempo en cima, volvemos al camino, que tras atravesar unos cuantos neveros y algún obstáculo, nos deja a los pies del Pitón SO del Cilindro, el cual rodeamos para llegar al Lago Helado (2.980m). Éste, a estas alturas de la canícula, no hace honor a su nombre y se encuentra perfectamente líquido con un característico color azul turquesa que nos permite ver el fondo. Ahora la pala del Monte Perdido se encuentra delante de nosotros y nos pensamos dejar las mochilas en su base, opción que desechamos a pesar del cansancio. Subimos una Escupidera muy libre de nieve y con una pedrera más estable de lo que la recordaba, para ganar el hombro y, desde allí, la cima de Monte Perdido (3.355m) en la que constituye mi primera repetición por la normal y una primera ascensión para Eloy. Con gran satisfacción dejamos nuestra última cumbre de esta travesía y descendemos prestos hacia Góriz.

El camino de vuelta se hace largo y pesado, tenemos que salvar todo el desnivel del primer día con el doble de cansancio y, aunque sea cuesta abajo, nuestros cuerpos empiezan a sufrir los rigores del peso cargado durante tantas horas. Llegamos al Refugio de Góriz (2.160m) en una hora y media desde la cima, tomamos bebida isotónica y cambiamos nuestras botas por zapatillas de trekking. También cambio de calcetines. Así la vuelta se hace más rápida y cómoda.

Tomamos el camino del valle y descendemos al mismo por la senda que hace zig-zags en la ladera S del Circo de Soaso. Desde aquí, por el amplio camino que desciende por el valle, llegamos a la Pradera de Ordesa (1.300m), después de atravesar preciosos bosques de hayas e innumerables saltos de agua que dotan de una vida y esplendor enviadiables a este bello paraje.

En la Pradera descansamos y comemos algo, ahora nos queda desandar el camino hasta Torla, pasando por el Puente de los Navarros y descendiendo por la orilla del río Ara. A las 18h30, cansados, pero fascinados por la experiencia, llegamos a las inmediaciones del coche. Estiramos durante unos minutos y ponemos rumbo a Pamplona.

Impresionante travesía, exigente y bella, en la que se conocen diversos pisos de flora, fauna y relieve. Zonas carentes de acuiferos y otras donde el agua mana y se precipita en abundancia. Pasos estrechos y grandes panorámicas. Verde, naranja, gris, azul, blanco. Toda una gama de colores que conforman esta maravilla que es el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Salud y Montaña


Reportaje y edición fotográfica: Javier Rodríguez


Saliendo de Torla

Camino de Ordesa


Vista hacia Tendeñera

Subida hacia Carriata

Bonito circo











Inicio de la 'Fajeta'

Impresiona


Una última trepadita

En lo alto del Circo de Carriata

El camino a seguir



Dos sarrios refrescando las pezuñas



Vista atrás



Los Gabietos, primeros tresmiles de esta excursión


Bonita cara O del Taillón




El famoso 'Dedo'

Brecha de Rolando vista desde Sarradets

Circo de Gavarnie desde el Taillón


Paso de los Sarrios

Amanece sobre el Casco






En busca del Monte Perdido...




Frecuentado



Valle de Ordesa

Cascada de la Cola de Caballo



Fin



PS: Los comentarios son fuente de motivación para la existencia de un blog. Si algo te gusta (o si no) coméntalo para que en el futuro siga habiendo nuevas entradas. Gracias.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que pasada, una actividad espectacular, enhorabuena!! A ver si alguna vez nos animamos!

jefoce dijo...

Enhorabuena por la travesía; hice algo parecido cuando tenía 16 años. También dormimos en la Brecha e hicimos Cilindro y Perdido. Buenas fotos.

Anónimo dijo...

Creo que os faltaron bastantes cimas para poder hacer la travesia integral,que sin duda es MUCHO más difícil que la actividad que llevásteis a cabo.

Kim.

Javier Rodriguez dijo...

@Kim: Puedes sustituir "integral" por "circular" si lo prefieres. En efecto hay travesías integrales del macizo que son más duras, pasan por más cumbres, duran más, tienen más desnivel positivo acumulado, etc. Estamos en el campo de lo subjetivo.

La actividad que aquí se reseña es lo que es y el nombre que se le da es, simplemente, porque se desarrolla en las principales áreas del parque. Saludos.