jueves, 18 de septiembre de 2008

Bisaurín (2.669m). De Lizara al coloso del Pirineo Occidental.

Bisaurín (2.669m), Pirineo Aragonés, España. 16 de septiembre de 2008.

Ha pasado mucho tiempo... he pasado mucho tiempo en la montaña y poco delante del teclado y de la pantalla. Lo siento, me gusta más estar al aire libre. He estado de vacaciones en Suiza, he corrido un Raid en los Alpes, he hecho alguna cumbre cercana a los 3.000m, he ido a escalar y he estado en uno de los colosos del Pirineo Occidental, el Bisaurín, una montaña para no olvidar. Vuelven Los Rodríguez.


RUTA

Ascensión cuyo punto de partida se sitúa en el Refugio de Lizara (1.540m), desde el cual se sube hasta el collado de Lo Foratón y, a continuación, por la pala que conduce a la cima de Bisaurín (2.669m).

DESNIVEL POSITIVO

1.100m


TIEMPO

Soleado, con temperaturas muy suaves.


CROQUIS



DURACIÓN

Lizara - Lo Foratón (45min.) - Bisaurín (1h40min.). Con paradas cortas para beber y sacar fotos. La vuelta, 1h30min.


DIFICULTAD

Sendero GR (Gran Recorrido, marcas blancas y rojas) hasta el collado de Lo Foratón, después trazas de senda hasta la pedrera, donde se difumina un poco, pero bien marcada por hitos de piedra. Ninguna dificultad técnica sin nieve, pendiente pronunciada en la parte final.


DESCRIPCIÓN

Llegamos al Refugio de Lizara (1.540m), por la carretera que conduce al valle de Echo, hacia las 15:45. Nos preparamos, bastones y crema solar, y nos ponemos en marcha. La temperatura es muy agradable (22ºC) y el sol no nos castiga demasiado a estas alturas de septiembre. Nos cruzamos con una pareja que baja por la senda, ellos acaban ahora... quizá estamos saliendo demasiado tarde, pienso. En la guía de montaña indica 3h15 para la subida, esperamos hacerlo en menos, pero no sabemos cuánto nos puede costar, así que iremos a buen ritmo.

La senda GR que sale por la izquierda del Refugio de Lizara es amplia y está bien balizada en todo momento, en unos pocos minutos dejamos a un lado del camino un abrevadero para el ganado y pasamos entre las vacas que pastan en sus inmediaciones. Aquí el camino se endurece y empiezan las zetas que nos hacen ganar cota a rápidamente, sin embargo no deja de ser una ladera herbosa muy agradable para andar por ella. Antes de llegar al collado de Lo Foratón la pendiente se suaviza y nos tomamos un respiro, es un buen momento para hidratarse, estamos más o menos a medio camino de cumbre.

Desde aquí se nos abre una amplia panorámica, al SSO se alza el Puntal Alto de Lo Foratón (2.166m), a E la depresión que conduce al Refugio de Gabardito y a Echo, al N la Punta Agüerri (2.449m) y al NNE el Bisaurín (2.669m). Majestuoso, es la primera montaña que supera los 2.600m por el oeste de la cadena pirenaica, destaca por encima de los demás picos de la zona y constituye un magnífico mirador del Pirineo Navarro, del Midi 'dOssau, macizo del Balaitous y de la montaña jacetana.

Seguimos las trazas de senda que salen a nuestra derecha y ascendemos por prado durante unos minutos, cuando alcanzamos la pedrera, la zona más delicada e inclinada del recorrido. Los hitos de piedra nos señalan el camino, aunque hay varios posibles y no es difícil despistarse, el bueno es el que discurre paralelo al borde S de la montaña.

Poco a poco vamos dejando atrás el pedregal y la senda, que vuelve a ser evidente, nos conduce a la cima de Bisaurín por un camino que salva poco desnivel. La cima tiene una columna de metal de unos dos metros con una cruz encima, el vértice geodésico yace caído a su izquierda. Las cornisas S y N son impresionantes, el cordal NE debe de ser una ruta increíble. Para otra ocasión. Ahora toca disfrutar un poco más de la cumbre y bajar con seguridad por la pedrera. La vuelta por el itinerario de subida, con la puesta de sol. Una tarde increíble.

Salud y Montaña.



martes, 12 de agosto de 2008

Monte Perdido (3.355m). Ascensión clásica desde Ordesa.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, 9 y 10 de agosto de 2008.

La canícula pasa rápidamente, así que he aprovechado el fin de semana libre para realizar una marcha que tenía planeada desde hacía meses. Las previsiones meteorológicas eran buenas y mi ánimo el mejor. Además, estaba el aliciente de realizar la ascensión en solitario a un tres mil, a una cima importante como es el Monte Perdido (3.355m), tercera altura del Pirineo. Una experiencia inolvidable...


RUTA

Pirineo Central, P. N. de Ordesa y Monte Perdido: Monte Perdido desde Torla.

Ruta de dos días, saliendo de la localidad oscense de Torla por el GR.11 en dirección a la Pradera de Ordesa, Circo de Soaso, Refugio de Góriz y cima de Monte Perdido. Vuelta por el mismo itinerario, cogiendo el bus en Pradera de Ordesa.


DESNIVEL POSITIVO

2.325m.


TIEMPO

Sol y nubes. Temperatura entre 20°C y 30°C


CROQUIS




DURACIÓN

Día 1: Torla-Pradera de Ordesa-Clavijas de Soaso-Refugio de Góriz. 15h a 19h50.
Día 2: Refugio de Góriz-Monte Perdido-Refugio de Góriz-Pradera de Ordesa. 7h50 a 16h30.


DIFICULTAD

Fácil, senda ancha hasta Góriz. Desde Góriz senda discontinua con pequeñas trepadas hasta Lago Helado. Última parte, pala con Escupidera, 30-35º, expuesta pero no presenta problemas sin nieve.


DESCRIPCIÓN

Llego a Torla hacia las 14 horas del 9 de agosto, tras una comida me dispongo a ponerme en marcha hacia el Valle de Ordesa. A las 15 horas tomo el GR.11, que sale de Torla por la parte baja del pueblo, justo después del túnel para vehículos. Cruzo un puente sobre el río Ara y cojo el camino que indica "Ordesa por Turieto". La senda sube y baja hasta llegar al recodo del río, cerca del Puente de los Navarros. Ahí se empina y comienza la ascensión hacia la Pradera. El camino es precioso y merece mucho la pena hacerlo.

Tras hora y media de caminata, llego a la Pradera de Ordesa (1.300m). Allí veo que está todo muy estudiado para el turismo, restaurante y tienda de recuerdos incluidos. También hay unos baños y un edificio de información, amén de una parada de autobús y un amplio aparcamiento.

Me paro a comer un poco y atravieso la zona recreativa hacia el interior del valle. Tomo el camino que recorre la parte izquierda del río, en el sentido de la marcha. El camino es maravilloso, pasando por bosques de hayas y al lado de saltos de agua. Hay una gran cantidad de miradores. El aliento fresco de las cascadas nos hace el esfuerzo menos duro.

Poco a poco vamos ascendiendo por el el cañón hasta llegar a los Llanos de Soaso (1.700m), no sin antes deleitarnos con el espectáculo que ofrecen las Gradas de Soaso (1.650m), maravilla natural producto de miles de años de erosión fluvial. Una vez en los Llanos, observamos el amplio Circo de Soaso en cuya pared se encuentra la famosa cascada de la Cola de Caballo, uno de los mayores atractivos del Parque Nacional. A su derecha, nuestra vía de ascensión: las Clavijas de Soaso.

La senda asciende abruptamente por una pedrera hasta desaparecer en el murallón del circo, aquí se encuentran las célebres clavijas, muy accesibles gracias a los clavos y las cadenas allí instaladas para facilitar la ascensión. Es un itinerario que nos ayuda a salvar un importante desnivel en poco tiempo, pero conviene estar en buena forma y no tener vértigo. Existe una senda que asciende por la pared norte del valle para sortear este paso.

En lo alto del circo retomamos el camino que nos ha de conducir hasta el Refugio de Góriz (2.200m). Llego al atardecer, muchas tiendas de campaña ya están montadas y busco un sitio para instalar la mía. Después voy al refugio a probar suerte con la cena, consigo cenar gracias a que habían fallado otros montañeros, el guarda me comenta que para cenar hay que pedirlo hacia las 17h como muy tarde. Las taquillas también están todas alquiladas. Para colmo, el guarda me indica que tengo que dejar mis botas en un armario y coger chancletas para entrar al comedor. Tengo que aprender a fiarme de la gente.

Me siento en una mesa con una pareja de Castellón y unos montañeros de Zaragoza. Muy simpáticos los cinco. Incluso fui a tomar un café con ellos tras el ágape. Tras esto, a dormir, hacia las 22h.

Como ya viene siendo habitual, casi no consigo conciliar el sueño. Esto me preocupa, puesto que al día siguiente tengo que afrontar una dura prueba y necesito estar en plenitud de facultades. No obstante, me levanto en buen estado y con la lección aprendida: la próxima vez me llevo los tapones.

Me encamino al refugio y tomo un buen desayuno, alto en calorías, consistente en un tazón de cereales con leche, dos bollos de pan rellenos de mermelada y dos magdalenas rellenas de chocolate, además compro dos bebidas isotónicas y una botella de agua para rellenar mis botellines. Tras recoger la tienda y hacer mi mochila vuelvo al refugio, tengo que dejar la tienda de campaña, 3 kilos menos para la subida. La dejo en una zona tradicional de depósito de material, en la pared del refugio, junto a la pasarela de los servicios. Allí veo muchas tiendas, mochilas, esterillas... esto me anima a dejar mi tienda, aunque pensándolo bien, tampoco me queda más remedio para tener éxito en mi empresa.

Comienzo la ascensión con buen ánimo y mucha compañía, son las 7h50 de la mañana y varios grupos de montañeros me indican el camino a seguir. Empiezo poco a poco, sabedor de que me queda un largo camino de vuelta tras la cima, aunque enseguida mi ritmo empieza a ser muy bueno. En un primer momento rodeamos un primer murallón situado justo encima del refugio, por senda, y continuamos hacia el Mar de Bloques. Siguiendo el evidente sendero nos encontramos con una pequeña fisura que salvamos sin problemas y pronto alcanzamos el Mar de Bloques, también llamado Caos de Rocas... los dos nombres dan buena fe de la zona. Seguimos los hitos de piedras para no dar vueltas innecesarias y llegamos a un segundo murallón de unos 8 metros en el que hay que apoyar las manos (I). Habilidad y decisión, es todo.

Poco después llegamos a una zona con un nevero, que atravesamos por el medio, puesto que el corredor de la rimaya no ofrece mucha seguridad, ascendemos por roca mojada, apoyando las manos para asegurarnos, y en poco minutos damos con el Lago Helado (2.980m). Comprobamos que ya no está helado sino a trozos y observamos hacia el SE la Escupidera, pala de gran inclinación frontal y lateral que da acceso a la cima del Monte Perdido. Está libre de nieve en buena parte y se puede subir con seguridad sin material duro.

Comenzamos a subir con la máxima precaución por este punto negro en cuanto a accidentes se refiere, la pedrera es incómoda, la pendiente severa. Hay que tener cuidado con la piedras que tiramos y con las que nos puedan venir encima. Tras unos 40 minutos de ascensión ganamos el hombro del Monte Perdido y en unos 5 minutos más hacemos cumbre (3.355m). Tercera altura del Pirineo y tope para mí. Estoy muy contento.

En la cima había unos 25 montañeros y montañeras, muchos de ellos franceses. Son las 10h15. Me como un bocadillo, me hidrato un poco y tomo las fotos de rigor observando el increíble paisaje que se extiende desde este punto. Unas vistas fantásticas. Todos los grandes del Pirineo Central. Estoy 30 minutos en la cumbre.

El camino de vuelta es idéntico al de subida hasta el Refugio de Góriz, donde recojo felizmente mi tienda de campaña, vuelvo a comer algo y a rellenar los botellines. Empiezo a descender a las 13h, a buen paso, aunque con una paliza encima y una mochila muy pesada. Al llegar a los altos del Circo de Soaso decido bajar por la senda, evitando las clavijas, inseguras con el peso que llevo encima y una fatiga creciente. El camino de vuelta por el valle se hace largo y me empiezan a doler los pies, víctimas del desnivel y del peso. Llego a las 16h20 a la parada del autobus, como un bocadillo de jamón, compro una botella de bebida isotónica y cojo el autobus de camino a Torla. 17h, fin del camino. Hasta la próxima Ordesa.

Salud y Montaña


PS: Los comentarios son fuente de motivación para la existencia de un blog. Si algo te gusta (o si no) coméntalo para que en el futuro siga habiendo nuevas entradas. Gracias.

domingo, 20 de julio de 2008

Almanzor (2.592m), desde la Plataforma de Gredos. Calor y verticalidad.

Almanzor, Sierra de Gredos, Sistema Central, España. Julio de 2008

Se ha hecho esperar, pero ya estamos otra vez en la buena senda. Esta vez hemos aprovechado la estancia en Madrid para acercarnos a la Sierra de Gredos, la estribación montañosa más elevada del Sistema Central. En ella encontramos crestas afiladas como el Cuchillar de la Navajas, circos espectaculares como el Circo de Gredos, lagos de origen glaciar, como la Laguna Grande de Gredos, y picos emblemáticos como La Galana o el Almanzor. Hacia allí nos dirigimos.


RUTA

Almanzor desde La Plataforma. El itinerario es el siguiente: Plataforma de Gredos, Barrerones, Laguna Grande, Almanzor. Igual para la vuelta.


DESNIVEL POSITIVO

1100m.


TIEMPO

Soleado y muy caluroso. Entorno esencialmente árido.


CROQUIS




DURACIÓN

Plataforma de Gredos - Barrerones (45 min) - Refugio Elola (1h45) - Almanzor (1h45) - Plataforma de Gredos (2h30)


DIFICULTAD

Muy sencillo hasta el Refugio Elola. Bien señalizado y balizado, con amplias sendas. La subida al Almanzor requiere una pequeña trepada de II. La cumbre es aérea, y cómo suele pasar en estos casos, es más fácil subir que bajar. No apto para senderistas sin experiencia en escalada.


DESCRIPCIÓN

Nuestro punto de partida es la llamada Plataforma de Gredos (1.770m), a la que se accede por una carretera en buen estado desde Hoyos del Espino. En esta ocasión hemos viajado durante la tarde anterior y hemos hecho un vivac al lado del coche, con la mala suerte de que la luna estaba llena... Así, nos levantamos a las 6 de la mañana para desayunar y emprender la marcha. Se sale de la Plataforma hacia el SE por un camino empedrado bastante ancho que asciende sinuosamente hacia el Prado de las Pozas, en pocos minutos llegamos a una bifurcación señalizada, donde ignoramos el camino de la derecha, que lleva al Refugio Reguero Llano, y seguimos por nuestra senda adoquinada. Una vez en el Prado de las Pozas, disfrutamos de excelentes vistas hacia los Altos de Morezón, al SE, y hacia la Garganta de las Pozas, al N. Llevamos unos 30 minutos. Seguimos nuestro camino en la tranquilidad del amanecer, atravesando un par de pequeños puentes, y acercándonos a nuestra primera parada para refrescarnos, la Fuente de los Cavadores (2.050m). Una fuente de agua fresca con caño, banco corrido de piedra y magníficas vistas. Todo muy adaptado para el excursionismo.

Desde aquí, en unos 10 minutos llegamos a los Barrerones (2.170m), parada obligada para contemplar el Circo de Gredos y su Laguna Grande, un paraje natural de gran belleza y singularidad. En las proximidades del camino hay un gran panel explicativo sobre cómo se produce el modelado glaciar, muy interesante. Descendemos con gran rapidez hacia la Laguna Grande, en unos pocos minutos nos encontramos con otra fuente bastante acondicionada que decidimos ignorar, al tener llenos los botellines. En poco más de media hora llegamos a la altura del Refugio Elola, tras haber bordeado la Laguna Grande. Es un refugio guardado en verano, que cuenta con 65 plazas, da comidas y dispone de muchos servicios en general. Nosotros no hemos parado en él, pero había bastante gente preparándose para asacender algunas de las cumbres del Circo de Gredos. Tomamos la senda (E) que asciende hacia el Almanzor, cuya pirámide cimera divisamos desde nuestra posición al pie de la laguna. Ahora empieza lo bueno.

Empezamos a subir poco a poco, aunque ya estamos caliente y nuestro ritmo es bueno, en poco minutos, en las pozas de La Esmeralda, nos paramos para comer nuestro primer bocadillo y beber. Es importante beber poca cantidad pero muy a menudo, siempre, pero sobre todo en un entorno tan seco como puede ser Gredos. Conforme vamos ascendiendo, localizamos unas pozas muy limpias que invitan al baño, eso será para la vuelta. En unos 30 minutos alcanzamos la Hoya Antón, donde todavía existe un nevero, favorecido por la fresca primavera que hemos tenido en España este año. Nos abrimos paso por los grande bloques de rocas que caracterizan nuestra ascensión y llegamos a un punto desde donde nos encontramos con dos posibilidades para progresar, seguir hacia el SE para llegar a la Portilla Bermeja o girar al E y enfilar la Portilla del Crampón. Nos decidimos por la segunda opción, que además es la vía normal de ascensión al Almanzor.

Vamos ganando altura poco a poco, es un auténtico pedregal y el terreno está muy suelto, los bastones se nos atascan entre las piedras, con lo cual decidimos llevarlos en la mochila. Una vez en la base de la Portilla del Crampón, hay que tomar la chimenea de la izquierda, que se inclina hasta alcanzar los 50º. En algún tramo nos ayudamos de las manos (I), pero se sube con facilidad hasta alcanzar el final del corredor. La parte final consiste en rodear por el E la cima y trepar por un par de placas con buenos agarres (II), en las que hay que prestar atención en el destrepe.

Llegamos a la aérea cumbre del Almanzor (2.592m). Impresionantes vistas desde la cumbre más alta del Sistema Central: El Circo, la Laguna Grande, Los Cuchillares, La Galana... y todo lo que se ve hacia la otra vertiente. Hemos de decir que es la cumbre más pequeña en la que hemos estado nunca, apenas caben dos personas. Además, se trata de nuestra cima más alta, tanto para mí como para Eloy, pero por poco tiempo...

Salud y Montaña


lunes, 23 de junio de 2008

Petrechema (2.371m). Una aventura kárstica.

Petrechema (2.371m), Pirineo Aragonés, España. Junio de 2008

Ya empieza el buen tiempo y la cosa se pone seria, aprovecho el domingo para visitar el límite navarro-aragonés, en pleno Pirineo Occidental. La cumbre de esta semana, el Petrechema, también llamado Pic d'Ansabère, es muy accesible desde el Refugio de Linza. Constituye un magnífico mirador de los valles franceses, la Mesa de los Tres Reyes o Hiru Erregen Mahaia, el Mallo de Acherito, el Castillo de Acher, el Bisaurín, el Midi d'Ossau, el Balaitous y muchos otros. Además, la cumbre me depara una sorpresa...

RUTA

Refugio de Linza, Llano de la Fuente del Cubillar o Barcal de Linza, Collado de Linza, Petrechema o Pic d'Ansabère. Mismo itinerario para bajar.


DESNIVEL

1050m.


TIEMPO

Soleado y caluroso. Entorno árido: Karst


CROQUIS




DURACIÓN

Refugio de Linza - Collado de Linza (1h40) - Petrechema (3h) - Refugio de Linza (5h15)



DIFICULTAD

Ninguna dificultad técnica. Itinerario senderista, orientación fácil.


DESCRIPCIÓN

Salfo del Refugio de Linza (1.350m), refugio guardado que ofrece literas, comidas y que está muy limpio en general, por el camino que asciende hacia el E cruzando una pequeña regata. Enseguida tomo altura atravesando la loma herbosa por sendero evidente camino del Llano de la Fuente del Cubillar o Barcal de Linza, al que accedo tras haber superado la Loma de Sobrante, y un paso de vallado electrificado para el ganado, por el E. El Llano es el último punto del itinerario para abastecerse de agua, siendo esto muy recomendable puesto que todavía quedan dos horas de ascensión como mínimo. El macizo de Larra es una zona muy árida y se alcanzan altas temperaturas en verano, por ello no debemos despreciar nuestra correcta hidratación y una buena protección contra el sol.

Siguiendo el sendero que gana altura junto a la pared rocosa llego, tras unos 45 minutos, al Collado de Linza (1.900m). Lugar tradicional de descanso en las ascensiones que tienen como punto de partida el Refugio de Linza, es un magnífico observatorio de las cumbres que nos esperan. Desde aquí se divisan tanto el alto de Budogía, la Mesa de los Tres Reyes o Hiru Erregeen Mahaia como el Petrechema. Yo tomaré el camino que continúa, en ligero ascenso, hacia el E-SE. En unos 25 minutos el sendero gira al N para rodear una pequeña estribación que no es sino el comienzo de la arista de Petrechema.

Pronto desaparece la hierba y el sendero de tierra se convierte en pedregoso a la vez que se estrecha. Continúos por él hasta la Cima de Petrechema o Pic d'Ansabère, a 2.371m. En la cumbre no hay ninguna señal ni distintivo, salvo una piedra con una barra metálica incrustada donde debió de ir una cruz o un buzón de los que nada queda. Al E, a unos 10 metros se erige la espectacular aguja N de Ansabère (2.378m) inaccesible para los caminantes pero, sin embargo, lugar frecuentado por los escaladores de este lado de los Pirineos.

Al N-NE veo la imponente masa de la Mesa de los Tres Reyes o Hiru Erregeen Mahaia (2.428m). Al S se puede divisar, en condiciones de igualdad con nuestra montaña, el Mallo de Acherito (2.378m). Al E obsevamos una amplia panorámica del Pirineo Occidental Aragonés, con el Castillo de Acher y el Bisaurín en primer plano, y el Midi d'Ossau y el Balaitous, entre otros, en la lejanía. Las vistas son espectaculares y son una grata recompensa por el esfuerzo de la ascensión... la próxima vez divisaré el Petrechema desde una de esas otras cumbres.

Salud y Montaña.




Fuente del Cubillar, 360º con vistas al Mallo de Acherito.
video



lunes, 16 de junio de 2008

Moncayo (2.316m). Una primera en los confines de Navarra, Aragón y Castilla.

Moncayo (2.316m), Sierra del Moncayo, Sistema Ibérico, España. 1 de mayo de 2008

Primera ascensión, presentación. Este blog nace con la intención de ser una ventana de paisajes de montaña, de experiencias y de difusión del montañismo. Un espacio a través del cual contemplar los lugares por los que he pasado, un lugar a través del cual estar en contacto con los miradores de nuestra geografía. He aquí mis últimos pasos.

El puente de mayo de este año 2008 se presentaba favorable en lo que se refiere a la meteorología, por lo que decidimos hacer una escapada a la cumbre por excelencia del Sistema Ibérico, el Moncayo.


RUTA

Cueva de Agreda - Moncayo

DESNIVEL

1.020m desde Cueva de Ágreda (1.296m).


TIEMPO

Soleado y templado. Con mucho viento en la cumbre.


CROQUIS



DURACIÓN

Cueva de Agreda - Moncayo (1h45) -Cueva de Agreda (3h)


DIFICULTAD

Ninguna dificultad técnica. Sendero evidente que se va difuminando. Orientación fácil.


DESCRIPCIÓN

Salimos desde Pamplona por la A15 en sentido Zaragoza, antes de llegar a Tudela tomamos el desvío hacia Soria por la N113 y, posteriormente continuamos hasta Ágreda por la N122 durante unos pocos kilómetros. En Ágreda tomamos la CL101 en sentido Ólvega, nos pasamos la salida de dicha población y continuamos por la CL101, muy pronto aparece un desvío a nuestra izquierda hacia Cueva de Ágreda. Una vez llegados al pueblo lo atravesamos y dejamos el coche detrás de una casa rural situada a la salida de Cueva de Ágreda. Una senda evidente nos muestra el punto de inicio de la ascensión al Moncayo.

Seguimos la senda que va a la izquierda de la regata, en el sentido de la ascensión. Un poco más adelante tuvimos que seguir el barranco de la derecha en el sentido de la ascensión. Enseguida se empieza a empinar y aparece la piedra rota característica de la vertiente sur del Moncayo.

En lo alto del barranco había todavía un poco de nieve acumulada, bastante blandita, con lo que nos hundíamos a cada paso unos 10 cm, pero se pudo progresar sin dificultad. Giramos a la izquierda al llegar al collado y en unos pocos minutos alcanzamos la cumbre del Moncayo, donde reinaba un viento muy fuerte. 


Vértice geodésico, hemos llegado. Pocos minutos en cumbre pues el viento nos zarandeaba como a peleles. El camino de vuelta fue el mismo, hasta el pueblo de Cueva de Agreda.

Salud y Montaña